Ficha Micológica
   (José Cuesta y Jorge Jiménez) 
Hebeloma     (Fr.) P. Kumm. - (1871)
Hebeloma sinuosum
Ilustración del Hebeloma sinuosum.
J. Malmberg. para las publicaciones de Fries.

  • Árbol taxonómico en "Catalogue of Life: 2016 Annual Checklist"
     
    Tradicionalmente fue situado en la familia Cortinaraceae. Posteriormente en las modificaciones realizadas con los estudios filomoleculares se icluyó en la familia Strophariaceae como el Agrocybe, Flammula, Galerina, Hypholoma, Pholiota, Psilocybe, o Stropharia entre otros. Estos estudios evolucionaron y se volvió a recomponer la situación de muchos de estos géneros. En concreto el Hebeloma vuelve a la familia Cortinaraceae de los Agaricales.
     
    Su reconocimiento como género es relativamente fácil debido a las características especificas que lo determinan, más complicado es determinar que especie de Hebeloma es.
     
    Son de un tamaño muy variado, con un sombrero liso, algunas veces viscoso, de colores pálidos, nunca deprimidos y de fructificación gregaria. El pie y sombrero son de consistencia uniforme y desprenden un olor a rabano que identifica cláramente el género, aunque también hay especies con otros olores, azucar, jabón, cacao... Sus pies son centrales, algo bulbosos, fibrosos, pruniosos, flocosos, de colores similares al sombrero o más claros y con, o sin cortina.
     
    Las láminas varían su color con la evolución del ejemplar, pasando de ser ocre blanquecino a marron oscuro, sus aristas son fimbriadas y más claras, y en algún taxón exudan pequeñas gotas. Tienen una esporada de color ocre. Suelen ser claramente escotadas.
     
    Microcópicamente tienen basidioesporas ornamentadas, verrucosas, sin poro germinativo. Tienen cistidios marginales, de paredes delgadas e hialinos.
     
    Son especies ectomicorrozógenas, humícolas, y algunas de ellas pirófilas.
     
    No son comestibles, fundamentalmente por su sabor y aroma desagradable. Algunos autores citan al Hebeloma edurum Métrod. o Hebeloma sinuosum (Fr.) Quél. como comestible, pero su escasa calidad y los problemas para su correcta identificación no invitan a su recolección. Además, algunas de ellas son tóxicas, por lo que aconsejamos no consumir nunca hebelomas.
     
    Actualmente están catalogadas más de 320 especies de Hebelomas, algunas de ellas son:
     
    Hebeloma arenicolor (Cooke & Massee) Sacc., Hebeloma argentinum Speg., Hebeloma austroamericanum (Speg.) Sacc., Hebeloma birrus (Fr.) Gillet, Hebeloma circinans (Quél.) Sacc., Hebeloma colvini (Peck) Sacc., Hebeloma crustuliniforme (Bull.) Quél., Hebeloma edurum Métrod., Hebeloma excedens (Peck) Sacc., Hebeloma fastibile (Pers.) P. Kumm., Hebeloma fragilius (Peck) Sacc., Hebeloma frenchii McAlpine, Hebeloma gregarium Peck, Hebeloma griseum McAlpine, Hebeloma glutinosum (Lindgr.) Sacc., Hebeloma hiemale Bres., Hebeloma kirtonii (Kalchbr.) McAlpine, Hebeloma laterinum (Batsch) Vesterh., Hebeloma mussivum (Fr.) Sacc., Hebeloma naufragum (Speg.) Sacc., Hebeloma petiginosum (Fr.) P. Kumm., Hebeloma platense Speg., Hebeloma radicosum (Bull.) Ricken, Hebeloma sacchariolens Quél., Hebeloma sarcophyllum (Peck) Sacc., Hebeloma sinapizans (Fr.) Sacc., Hebeloma sinuosum (Fr.) Quél., Hebeloma spoliatum (Fr.) Gillet, Hebeloma syrjense P. Karst., <I>Hebeloma truncatum (Schaeff.) P. Kumm. y Hebeloma vaccinum Romagn.
     

  • Í
    N
    D
    I
    C
    E